Hace cuatro años Francia Márquez logró que el Gobierno detuviera la minería ilegal en el corregimiento de La Toma, en Cauca.

Cada año la Fundación Goldman entrega este galardón a defensores de la naturaleza y los derechos de los pueblos indígenas. En esta ocasión los jueces premiaron a un hombre y cinco mujeres. Una de ellas fue Márquez, por su lucha contra la minería ilegal de oro en el Cauca.

Este año, Francia Márquez fue elegida como la ganadora del premio de la Fundación Goldman en América del Sur por detener actividades de minería ilegal en Cauca. Con su lucha, esta líder afro logró movilizar a las mujeres negras del norte del departamento para presionar al Gobierno con el fin de deterner la extracción de oro en la región. Tocó las puertas del Alto Comisionado de Naciones Unidas en Colombia, marchó durante diez días y 350 kilómetros rumbo a Bogotá. Y, como si fuera poco, ya en la capital, acampó durante 22 días frente al Congreso acompañada por su comunidad, insistiéndo en que las autoridades sacaran del territorio a las decenas de retroexcavadoras con las que se sacaban minerales. No es para menos que, después de conseguir que cesaran esas actividades, hoy Márquez sea distinguida internacionalmente con este “Nobel de medioambiente“.

Su triunfo no se reduce solo a este galardón. Sino a efectos positivos sobre el territorio. Los ríos de Suarez, municipio donde está ubicada su comunidad, corren sin tanto veneno. Sus bosques no lucen pelados como antes por la tala que se realizaba para explotar nuevos yacimientos de mineral. Ese impacto era tal que las excavaciones en el territorio generaban más de 30 toneladas de mercurio cada año.

Aunque hubo otros efectos adversos para el territorio. Las minas recrudecieron la vida en la comunidad, quienes han sorteado por años el conflicto armado en el país.

En cierta medida, ese cúmulo de problemas tuvo un desenlace hace cuatro años, cuando Márquez logró que el Gobierno firmara un acuerdo para erradicar la extracción ilegal de oro en La Toma. Esta madre soltera de 36 años, oriunda de la vereda Yolombo, en Cauca, es la responsable de que actualmente las minas de la región estén desactivadas.

Por eso los jurados de esta Fundación Medioambiental la escogieron a ella como una de los siete ganadores de 2018, por “logros significativos para proteger el medioambiente”. Al igual que esta líder, otras seis mujeres provenientes de África, Asia, Europa, América del Norte, América Central y un hombre de Australia y Naciones insulares fueron anunciados hoy como ganadores de esta edición.

“Este reconomiento es la lucha de los pueblos, de los pueblos afrodescendientes, indígenas, vistos como espacios de vida, para mí es un premio en conmemoracion de líderes y lideresas que han sido asesinados. Un premio que hace un llamado a Colombia para que reedefina cómo se enfoca más en el medio ambiente y menos en cómo se sigue con un modelo de extracción minera que pone en riesgo la vida misma”, dijo la líder a El Espectador. 

Mire aquí su conmovedor discurso al recibir este reconocimiento:

CRÉDITOS/TEXTO: El Espectador.

CRÉDITOS/FOTO: Fundación Goldman. 

CRÉDITOS/VIDEOS: Semana y Colombia Elige