Con esta frase el invitado Enrique Muñoz sintetizó el quehacer de las frituras, tema central del conversatorio: “La Culinaria de las Fiestas de la Candelaria”, realizado por la Alcaldía de Cartagena a través del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC).

El conversatorio fue moderado por el periodista Juan Gossain, quién ávidamente preguntó a los asistentes: ¿Es empanada o arepa de huevo?

Precisamente, esa es una de las dicotomías en cuanto al nombre del frito que incluso motivó a Daniel Lemaitre a componerle un poema.

Nicolás de Zubiria, reconocido chef cartagenero e invitado al conversatorio, admitió que aunque en la cocina actual poco se trabaja por recuperar la tradición, es deber de cada comensal hacer de sus puntos de venta un verdadero Festival del Frito.

Cuando hacemos las cosas con técnica salen bien pero si las hacemos con cariño, ahí es cuando el frito se vuelve delicioso“, concretó el jurado de Máster Chef.

La invitada Rosa Cabarcas, matrona del festival y participante desde hace 33 años del mismo, contó con orgullo sus primeros pasos en la cocina de la mano de su abuela. “La vida de la arepa de huevo es el ‘picao’, es preparar bien la carne“, relató la mujer de 70 años.

Por su parte, el chef invitado Oscar Colmenares refirió que se debe impulsar el emprendimiento regional, sin dejar de lado la sapiencia popular.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.